fgratitud2018 casasbot sortroncatti

Recomendaciones

Las personas - guías del camino vocacional de la Hna. Antonietta Böhm

Roma (Italia). En línea con el Sínodo sobre: Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional (cf. Instrumento de trabajo nn. 213-214), en el mes de Abril, se comparte la séptima profundización sobre el camino de acompañamiento en la juventud de las Santas, Beatas, Venerables y Siervas de Dios.

Sor Antonieta Böhm, mujer de corazón misionero

La vocación de sor Antonieta seguramente maduró en los años vividos en familia y luego en el contacto con las HMA en el oratorio, verdadera fragua de vocaciones religiosas salesianas. La madre era una mujer innovadora en sus acciones y en sus palabras; fue un modelo para ella de manera especial en la entrega generosa y solidaria. Todo el ambiente familiar favoreció su maduración en la fe, que se intensificó después de la pérdida de los padres, cuando ella apenas era preadolescente, en una experiencia de misterioso entrelazado de muerte y fecundidad. Los encuentros con las primeras HMA en Essen Borbeck encontraron en Antonieta un corazón abierto, y en ella despertó el deseo de entregar totalmente su vida a Dios. Las hermanas, con su estilo de vida alegre y contagioso, le mostraron cómo servir al Señor dedicándose a la educación de las jóvenes.

También una propuesta hecha mientras jugaba, contribuyó a encender en ella el ideal de testimoniar la fe en tierras lejanas. Los años que pasó en el oratorio de las HMA fueron importantes y decisivos para ella. En aquel ambiente encontró también el precioso don de la relación amigable con la superiora de la comunidad, como la misma sor Antonieta escribió: «... nos sentíamos como amigas». Se sintió así verdaderamente acompañada en su camino de discernimiento del proyecto de Dios sobre su vida.

Sor Antonieta partió como misionera para America Latina, donde vivió más de 68 años y murió supercentenaria, enriquecida siempre por las experiencias de los primeros decenios de su vida. Su característica actitud materna, su predilección por los pobres y para la salvación del mundo, el amor apasionado por Jesús, la llamada a ser transparencia de María Auxiliadora para ser en todas partes su mano que bendice, todo esto había encontrado bases seguras en los años de su adolescencia y juventud.

Continúa leyendo…