fgratitud2018 casasbot sortroncatti

Comentario al Evangelio del domingo, 7 de octubre de 2018

      La primera lectura recuerda lo que fue el principio de todas las cosas. Lo cuenta de una forma romántica. Quizá no fue exactamente así, pero lo más importante está recogido en esa historia: hombre y mujer se encontraron y se reconocieron uno al otro. La mirada no se detuvo en los ojos. Llegó al corazón. Comenzó entonces una historia que dura hasta nuestros días. Ambos se sintieron llamados a formar una sola carne, no sólo en orden a la procreación, sino, más allá, a vivir unidos en el amor y convertirse así en signo del amor con que Dios nos ama.

      Pero la realidad no ha sido siempre así a lo largo de la historia. La realidad es que el hombre ha tratado mal a la mujer muchas veces. Durante siglos el hombre no ha considerado a la mujer como su igual. A lo más una compañera de cama pero no alguien digno de situarse a su mismo nivel, con quien poder dialogar. El hombre se ha sentido dominador y ha visto a la mujer como una más de sus pertenencias, uno más de los objetos a su disposición. En nuestros días hay muchos hombres todavía que tratan a las mujeres como objetos de placer o como esclavas que deben tener limpia la casa y preparada la comida pero a las que no hay que dejar decidir ni pensar ni tomar decisiones por sí mismas. Eso sucede en muchos países, pero también en el nuestro. Los malos tratos, los abusos, las violaciones, los asesinatos, son signos de esa realidad. Hay mucho sufrimiento, a veces callado y en silencio, pero siempre demasiado, en las mujeres de muchas familias.

      Jesús nos invita en su Evangelio a remontarnos hasta la misma creación. Para darnos cuenta de que al principio no fue así. Dios creó a hombres y mujeres iguales. Son carne de la misma carne. Por eso la mujer no puede ser una posesión más del hombre como quien tiene un coche o una casa. En la primera lectura, escuchamos cómo el hombre recibe el encargo de Dios de poner nombre a los animales. Y lo hace, pero se da cuenta de que no están a su nivel. Son animales, no personas. Es al encontrarse con la mujer, formada a partir de sí mismo, cuando dice: ¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! En la mujer el hombre se reconoce y en el hombre la mujer se reconoce. Los dos se necesitan mutuamente para engendrar hijos pero también para ser felices, para vivir en la plenitud del amor a la que Dios nos ha llamado. 

      Hoy que hay tantos divorcios, que la familia parece estar en crisis, Jesús nos invita a volver al principio, a redescubrir la voluntad original de Dios y a intentar hacerla realidad en cada una de nuestras familias. De esa manera cada matrimonio, cada familia, se convertirá en un signo del amor con que Dios nos ama a todos, núcleo donde la vida se recrea diariamente en el amor. 

Para la reflexión

      ¿Conoces casos de violencia familiar cerca de ti? ¿Qué has hecho para tratar de ayudar a esas parejas a respetarse mutuamente? En tu casa, ¿el marido y la mujer os tratáis con el respeto y el cariño debidos? ¿Sois signos del amor de Dios para los que os ven?

Fernando Torres cmf