fgratitud2018 casasbot sortroncatti

Saludo pronunciado por Sor Vicenta Jaramillo - Provincial, a sor Silvia Boullosa, Visitadora del Consejo General quien guió el discernimiento para la nueva provincial de la Provincia FMA- Ecuador.

inspMuy querida sor Silvia,

Desde hace cuatro meses esperamos tu venida y por lo tanto el reencuentro con nuestra querida provincia que tú visitaste con tanta dedicación y cariño. Estoy segura que cada una de tus hermanas ecuatorianas hemos vivido anticipadamente este espacio fraterno y por lo tanto del Espíritu de Dios con la oración, la reflexión y ofrecimientos también a nivel comunitario.

Los jueves, de 18h00 a 19h00 nos encontramos unidas en torno a la Eucaristía, guiadas por María de Nazaret, en actitud de escucha y de discernimiento, para darnos cuenta y agradecer por los signos de amor que Dios ha sembrado en nuestras vidas y en las de las hermanas de la provincia en vista del discernimiento de la Nueva Provincial. Así mismo la oración cotidiana de la secuencia al Espíritu Santo, nos unía en una sola voz implorando las luces necesarias en este proceso.

Un cronograma de estas jornadas nos hacía sentir siempre más cerca la cita en cada zona donde con tanta diligencia se previno una serie de detalles para disfrutar de este regalo de tu mediación por tratarse de un acontecimiento único y precioso en nuestra provincia.

Tu presencia entre nosotras es considerada como alguien que vino y nunca se fue y así compartir ahora este acontecimiento del Espíritu como María en Pentecostés, es decir de alguien que intenta acercarnos al querer de Dios; que nos conoce e impulsa para la escucha, la valoración de la riqueza que encierra cada corazón; que nos invita a la disponibilidad sin límites para hacer la voluntad de Dios.

Es muy poco cuanto podamos hacer o decir para agradecerte por esta disponibilidad tuya tan especial y generosa aún con las huellas de la intervención quirúrgica. Eres fuerte porque te apoyas en El y eso también nos fortalece y nos anima a seguir respondiendo al desafío de ser signos del amor preventivo de Dios, quien para demostrarnos su amor llegó hasta la cruz. De ella brota la luz para mirar con optimismo el futuro y afrontarlo en compañía de María, la compañera inseparable en la vida personal y de su Instituto, presente en el Ecuador.

Puedes estar segura que tu paso queda marcado en la historia de cada una y de la inspectoría como un gesto significativo, impregnado de amor. Y el amor con amor se paga y por ello nunca te olvidaremos.

Auguramos que tu presencia siga siendo de estímulo para quienes se acercan a ti y así acercarlas al Dios de la vida y de la esperanza. Eso es cuanto queremos expresar en esta orquídea, relicario de sencillez y de encanto.

¡Que Dios te bendiga siempre!

 

Quito noviembre 26, 2011