fgratitud2018 casasbot sortroncatti

23/10/2012 - Brescia (Italia)

_4_1_1_914_“Los Santos hacen historia” es el título del encuentro que tuvo lugar en Brescia el pasado 10 de octubre 2012 en la casa María Auxiliadora de las fma. La doctora  Simona Negruzco junto con sor María Vanda Penna coordinaron el encuentro dedicado a la próxima Beata sor María Troncatti.

La profesora Negruzco, docente de Historia de Europa en la Facultad de Filosofía y Letras  en la Universidad Católica y de Historia de la Iglesia en la Facultad de Teología de Lugano, ya se había ocupado de Sor María Troncatti insertando  una pequeña, pero esencial biografía suya en el Cuaderno n. 2 de BRIXIA SACRA, con el título ¨Migrantes del Evagelio. De la Valcamonica al mundo. Su discurso  partió de la presentación del itinerario de la “misión” en el correr de los siglos, no escondiendo la relación a veces dramática entre colonización y evangelización, para llegar, después del segundo conflicto mundial, al nuevo modo de concebir la misión, es decir  el diverso acercamiento con los pueblos  todavía no evangelizados: primero el hombre, después el hermano para convertir, pero siempre sin imposición – “si quieres”-

Sor María Vanda Penna fma en su intervención  hizo surgir, en el interesante marco histórico, la figura de sor María Troncatti, mujer humilde y audaz, hija de una tierra fuerte (la Val Camonica, en la provincia de Brescia) , y de una familia profundamente cristiana, Sor Vanda explica rápidamente los episodios de la vida de sor Troncatti antes de partir a las misiones, episodios que dan la certeza  de la llamada del Señor a realizar cosas grandes, señalando también  cuánto le costó responder a esta llamada. El 26 de octubre de 1925 Sor María (39 años) parte hacia la verdadera y propia misión  en la selva amazónica del Ecuador, en Macas, el lugar de su próxima Beatificación. La llegada de las Hermanas marca el inicio de la misión que el Papa confió a los Hijos de Don Bosco y que hasta aquel momento, no obstante la presencia de un Salesiano, todavía no se había podido abrir a los indígenas, desconfiados, a causa de las tristes experiencias vividas durante la colonización. Sor María y su Comunidad que se ocupan de las mujeres y de los niños son la punta de lanza que penetró  en el pueblo Shuar. Son mujeres místicas, que arden de pasión por el Reino de Dios y su mística consiste en contemplar a Jesús en los hermanos, sobre todo en los más necesitados, en procurar “ponerlos de pie” como personas dignas  de este nombre conociendo bien la fuerza  del Evangelio en este sentido.


http://www.cgfmanet.org