casasbot sortroncatti

Misiones

“Las misioneras son conscientes de haber recibido un carisma

para vivirlo e inculturarlo con la creatividad y la fuerza del amor”

Lome, p.31

 

La llamada de Dios  a ser signos  y expresión  de  su amor, nos  estimula a vivir el espíritu  misionero que es fruto de la vida que  la Trinidad comunica a los discípulos  y discípulas del Jesús en el Bautismo.

Por   tanto,  cada comunidad  está comprometida a evangelizar educando y educar evangelizando, contribuyendo como discípulas que anuncian la Buena  Noticia del amor de Dios, en los lugares en donde las y los jóvenes  tienen menos posibilidades  de  realización personal.

La planificación del Ámbito de las Misiones y del área de Marginalidad, nos motiva a conocer, profundizar y asumir las actividades generales aprobadas en la Asamblea Inspectorial (realizada en Quito – Cumbayá, los días 13, 14 y 15 de noviembre del 2009) en la línea de los cuatro caminos de conversión propuestos en las actas del CGXXII.

Esta programación se  llevará a cabo a partir del año  2009 hasta el 2015 y  tiene el soporte de las planificaciones anuales (POA), para hacer frente a los desafíos de nuestro ser y hacer misionero personal y comunitario.

Las hermanas optamos por una acción misionera:

-       Que se fundamenta en el mandato de Jesús: Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos y bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Mt. 28,19.

-       Que constituye un elemento esencial de la identidad del Instituto y expresión de su universalidad, presente en nuestra historia desde los orígenes.

-       Realizada en la unicidad del carisma y en el pluralismo de situaciones socioculturales con la adaptabilidad, audacia y creatividad de Don Bosco y de Madre Mazzarello.

-       Inserta en una realidad cada vez más pluricultural y con diversidad de creencias religiosas con prospectiva evangelizadora, que compromete a renovar la pasión por el primer anuncio, la catequesis, la misión ad-inter gentes. 

-       Que exige un estilo de vida pobre, solidaria, alegre, sencilla y de trabajo que permita madurar actitudes, asumir comportamientos y saberes cotidianos capaces de superar el etnocentrismo.

-       Que trabaja en la formación humana y cristiana con intervenciones educativo-evangelizadoras en defensa de la vida por un futuro de mejor convivencia.

-       Que promueve las celebraciones y los ritos propios de cada pueblo con prospectiva de crear ambientes para que los y las jóvenes indígenas realicen el seguimiento de Jesucristo desde sus valores culturales.

-       Donde la mujer sea protagonista de su crecimiento personal, familiar, comunitario y social, elemento clave para la evangelización y el desarrollo humano.

-       Que desde el carisma salesiano colabora y se inserta en la Iglesia local.

 

Nuestro Objetivo: Promover una evangelización inculturada en las obras misioneras, revitalizando en cada FMA de nuestra Inspectoría el ardor misionero de los orígenes.